Santorini de viernes a viernes

Santorini es una isla griega pequeña, donde parece que el tiempo se hubiese parado hace 10 años. Una isla turística, pero donde no hay grandes edificaciones. Una semana podría parecer mucho tiempo para visitar esta pequeña isla, las ciudades más conocides como Oia o Fira se pueden ver de sobra en un día. Pero yo iba con la intención de relajarme, de disfrutar de unas vacaciones tranquilas donde combinar visitas a lugares diferentes, paisajes distintos, con tranquilidad en la playa o la piscina.

Santorini Oia

Santorini Oia

Santorini - Fira

Santorini – Fira

 

De viernes a viernes

Fuimos a Santorini un viernes y volvimos un viernes. La razón de escoger las fechas fue la posibilidad de hacerlo con vuelo directo desde Bruselas (vivo en Bélgica), pero sólo hay vuelos directos los viernes, tanto para la ida como para la vuelta.

Decidimos ir a principios de mayo, y creo que es una época estupenda para este destino, ya que se puede disfrutar de buenas temperaturas, y todavía no es temporada alta en el turismo. Había muchísimos turistas, pero no hasta el punto de resultar agobiante dar un paseo.

Lo malo de ir temporada baja, es que muchas de las excursiones organizadas por distintas empresas aún no estaban activas, y que los primeros días nos encontramos muchos de los restaurantes de la playa de Perissa (donde se encontraba nuestro hotel) cerrados todavía.

Perissa y su playa de arena negra

Escogimos para nuestra estancia el hotel Villa Valvis en Perissa, un poco al azar entre todos los hoteles disponibles. Cuando me puse a buscar por internet, me pareció que sería agradable tener el hotel cerca de la playa, y por las fotos parecía un sitio agradable, y además tenía piscina y los precios eran moderados :). Otras facilidades eran que teníamos un supermercado y varios restaurantes cerca.

El aeropuerto se encuentra a una media hora en coche del hotel, y como llegábamos un poco tarde, no quisimos arriesgarnos con el autobus y encargamos el servicio de taxi del hotel. El precio es fijo de 30€.

Al llegar al hotel nos decepcionó un poco el entorno, ya que en frente estaban en obras y la calle se veía un poco desangelada. En el hotel nos recomendaron acercarnos a la playa e ir a algún restaurante o bar del paseo, pero por la noche la calle no estaba iluminada, no conocíamos el camino, y decidimos quedarnos tomando algo en el bar de al lado.

Al día siguiente nos animamos a ir hasta la playa, y realmente eran 5 minutos de paseo desde el hotel. Lo cierto es que no hacía tiempo como para un bañito y tumbarse luego a tomar el sol, pero yo no quería irme sin mojar los pies al menos.

Santorini - Perissa

Santorini – Perissa

Santorini - Perissa

Santorini – Perissa

Santorini - Perissa

Santorini – Perissa

Perissa – Fira en autobús

Durante nuestra estancia en Santorini, fuimos dos veces a Fira.

La primera vez fuimos en autobús. Teníamos la parada al lado del hotel, pero los horarios, al menos a esas alturas del año, no eran muy fiables. Esperamos como una media hora hasta que por fin llegó el autobús. No son los típicos buses públicos urbanos, son de una empresa privada, pero son los que se utilizan para moverse por la isla de un pueblo a otro.

El trayecto de Perissa a Fira duró una media hora, y pasamos por Pyrgos, que no todos los buses a Fira lo hacen. Nos costó el billete 2.40€, y se paga una vez dentro del autobús, pero no al conductor, si no a un asistente que va con él y que se dedica a eso, a cobrar los billetes.

En Fira dimos una vuelta un poco sin rumbo por sus calles estrellas cuesta arriba y cuesta abajo entre turistas, restaurantes y burros.

Santorini - Fira

Santorini – Fira

Santorini - Fira

Santorini – Fira

Santorini - Fira

Santorini – Fira

Santorini - Fira

Santorini – Fira

Santorini - Fira

Santorini – Fira

Algunos turistas deciden bajar hasta el puerto, o subir desde el puerto hasta el centro de Fira, sobre un burro. Nosotras no lo hicimos. Además de que no me hace mucha gracia el tema, no me daba mucha seguridad.

Desde la estación de autobús de Fira salen autobuses para distintos puntos de la isla, como Oia, las ruinas de Akrotiri o el aeropuerto. Hay que estar muy al loro, porque en algunos casos el autobús lleva un cartel con el destino, pero no todos. Que no os pase como a nosotras, que estuvimos 15 minutos esperando como monas el autobús de vuelta a Perissa sin darnos cuenta de que ya estaba allí, y cuando por fin nos enteramos de cual era estaba lleno y no pudimos subirnos :(.

Emborio

Desde Perissa, fuimos una tarde andando hasta Emborio o Emporeio, un pueblin chiquito, con calles blancas laberínticas por las que uno puede pasear tranquilo sin tropezarse con turistas. También es cierto que no hay mucho que ver por allí 🙂 además de sus callecitas y alguna iglesia.

Santorini - Emborio

Santorini – Emborio

Santorini - Emborio

Santorini – Emborio

Aunque Emborio está a unos 25 minutos a pie de Perissa, decidimos volver en autobús, y la linea es la misma que va a Fira. Después de haberlo cogido para ir a Fira, pensábamos que el precio del ticket era estandar, así que cuando nos sentamos y vino el chico a cobrarnos al billete, le di la cantidad exacta de dos billetes de 2.40€. El hombre cogió el dinero y me dio los billetes. En el billete ponía 1.80€, pero el tipo se dio la vuelta y siguió a lo suyo. Le llamé y le dije que le había pagado de más, y su respuesta, con una cara completamente inexpresiva fue “Sí, son 3.60€”. Entonces me dio 1€ de vuelta, cuando en realidad me tenía que haber dado 1.20€, se volvió a dar la vuelta y a lo suyo. Alucinante la actitud del fulano… No quise pelearme por los 20 céntimos así que lo dejé estar, pero tenía que haberle reclamado al muy cretino.

Volando en Oia

Hasta Oia fuimos en coche. Fuimos buscando un parking céntrico que habíamos visto en google maps, pero tuvimos que quedarnos un poco más lejos porque nos topamos con una calle que google nos decía que podíamos tomar, pero que era dirección prohibida. Aún así, no tuvimos que caminar mucho, y por el camino disfrutamos de buenas vistas.

Santorini - Oia

Santorini – Oia

Santorini - Oia

Santorini – Oia

Santorini - Oia

Santorini – Oia

Santorini - Oia

Santorini – Oia

Santorini - Oia

Santorini – Oia

Santorini - Oia

Santorini – Oia

Santorini - Oia

Santorini – Oia

 

Nuestra intención era quedarnos para ver la puesta de sol, pero hacía un viento del demonio y temíamos salir volando en cualquier momento, así que nos volvimos al hotel sin ver la famosa puesta de sol en Oia.

Las callejuelas de Pyrgos

Otro de los rincones entrañables de Santorini y es Pyrgos, un pueblo del interior con calles laberínticos y gatos por todos los rincones.

Suele ser parada obliatoria para los turistas que van en grupo. Nosotras fuimos en temporada baja y ya nos cruzamos con muchos turistas por las callecitas estrechas de Pyrgos, así que en temporada alta puede ser un caos importante.

Santorini - Pyrgos

Santorini – Pyrgos

Santorini - Pyrgos

Santorini – Pyrgos

Santorini - Pyrgos

Santorini – Pyrgos

Santorini - Pyrgos

Santorini – Pyrgos

 

Vistas con un vinito

Uno de los mejores ratos que pasamos en Santorini fue en la vinoteca Santos Winery. Las vistas desde este sitio son espectaculares, el ambiente es relajado y agradable, el mejor contexto para hacer una cata de vinos :).

Santorini - Santos Wines

Santorini – Santos Wines

Santorini - Santos Wines

Santorini – Santos Wines

 

Última parada en Santorini, Imerovigli

El último día que pasamos en Santorini, no nos quedaba ningún “must” por hacer, así que improvisando decidimos ir a Imerovigli a dar un paseo. Es un rincón pequeño de esta isla pequeña, pero creo que merece la pena hacer una parada rápida.

Santorini - Imerovigli

Santorini – Imerovigli

Santorini - Imerovigli

Santorini – Imerovigli

Si te ha gustado danos un +1:
Compartir este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *