Podría vivir en Utrecht

Hace unas semanas fui con una amiga a Utrecht. Paseando por sus calles, entrando en sus comercios y comiendo y bebiendo en sus bares y restaurantes, pensé que Utrecht es una ciudad donde podría vivir. Siendo una ciudad activa, con gente animando las calles y los bares, no se hace agobiante, ni está atestada de turistas.

Utrecht

Utrecht

Utrecht

Utrecht

Sólo pasamos la noche del viernes y el día del sábado en Utrecht, y no fue una visita muy turística, en el sentido de que no entramos en iglesias o museos ni tampoco hicimos muchas fotos, si no que pasamos el tiempo paseando, haciendo algunas compras en tiendas de ropa vintage entre otras, y disfrutando de alguna que otra cervecita en diferentes bares.

Comer (y beber) en Utrecht

Aunque siempre que viajo me gusta probar la gastronomía local, soy una ignorante en cuanto a comida típica holandesa. Las únicas delicias holandesas que he probado son las Stroopwafel, que son un pecado caramelizado. No pudimos resistir la tentación de llevarnos cada una un paquetito de galletas que compramos en el mercado de Vredenburg, que tiene lugar todos los miércoles, viernes y sábados. Además de dulces, también se pueden comprar en este mercado todo tipo de productos alimenticios, hasta bocadillos de arenques (yo pasé del tema).

No sólo nos alimentamos de galletas rellenas de caramelo durante nuestra estancia en Utrecht. La noche del viernes cenamos en un restaurante indio del centro, el Surya. Si os gusta la comidia india, no dejéis de ir. Suele llenarse, así que es imprescindible reservar.

Antes de ir a cenar, tuvimos que hacer algo de tiempo, ya que no nos pudieron reservar mesa hasta las 21h (tardísimo para un restaurante en Holanda), así que nos metimos en el Winkel Van Sinkel a tomar unas cervecitas y unos cócteles para que el tiempo pasara más deprisa. Entramos en una sala enorme, con un techo altísimo y un segundo piso que bordea la sala de la planta baja. En principio, no resulta muy acogedor al ser un espacio tan abierto y con camareros uniformados, pero pasamos un rato agradable y no tuvimos queja del servicio. Había gente cenando, pero también gente simplemente tomando una copita.

El sábado también nos detuvimos un ratito a descansar con una cervecita entre tienda y tienda. En este caso, escogimos el Zakkendrager, un restaurante con un patio interior con un jardín, todo muy ideal. Entramos por casualidad, está un pelín escondido en una calle peatonal muy estrecha.

De compras en Utrecht

En Utrecht vimos un montón de tienditas cuquis que llamaron nuestra atención, pero desde luego lo primero que llamó mi atención en particular fue el enorme mercado textil que tiene lugar cada sábado en la calle Breedstarat.

Utrecht

Lapjesmarkt

 

Al parecer, es el mercado textil más grande de Holanda. No me extraña nada.

Después de flipar con tanta tela, lo suyo era ir a mirar tiendas de ropa :p. Nuestra primera visita fue Puha, una tienda pequeña pero muy molona, con ropa y accesorios de diseñadores locales. El concepto está muy guay, la ropa y los accesorios todo chulísimo, pero hay que ir sabiendo que uno va a tener que rascarse el bolsillo si quiere comprar algo. Nosotras íbamos buscando algún caprichito a buen precio, y esto se salía de nuestro presupuesto, así que yo sólo compré una postal de gatitos y un pin, desde luego no tiré la casa por la ventana.

Otro detalle molón de Puha, es que tienen una ruta de rincones que visitar en Utrecht, compuesta sobre todo por tiendas y bares. Utilizando el mapa de esta ruta como guía, entramos en Giensch (en la misma calle que Puha), una tienda de ropa vintage donde pasamos un buen rato probándonos vestidos. Salimos cada una cargada con una bolsa :).

Como ganchillera que soy, me gusta visitar tiendas de lanas allá donde voy, y en Utrech encontré una tienda muy mona en el centro, Sticks and Cups. Es una tienda pequeña llena de color, donde encontré unos ovillos de Scheepjes supermolones que seguro utilizaré para hacerme un chal en breves.

Scheepjes

Scheepjes

También encontraréis en Utrecht las tiendas más tpicas como H&M, Mango, Zara, etc… Una calle de tiendas de este tipo es la Steenweg.

Dormir en Utrecht

Nos alojamos en el Star Lodge, que no está muy céntrico, pero que dispone de aparcamiento y desde donde se llega al centro en 25 minutos dando un paseito, o un poco más rápido si se toma el bus en una parda ubicada al lado de la entrada del hotel.

Si te ha gustado danos un +1:
Compartir este artículo:

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *