Nos vamos a ver molinos a Kinderdijk

Si estáis planificando un viaje a Holanda, y no queréis volver a casa sin haber visto molinos holandeses, mi recomendación es que os deis una vueltecita por Kinderdijk. Eso sí, no hay nada más que ver allí, sólo molinos. Bueno, y algún bar que no está mal para hacer una parada técnica y beber una cervecita si sois cerveceros como yo.

Kinderdijk

Kinderdijk

Como todo rincón patrimonio de la UNESCO, aunque en las fotos se vea como un paisaje idílico y relajante, está petado de turistas. La entrada es gratuita, aunque veais unas taquillas al principio del camino que lleva hasta los molinos. La taquilla es para comprar entradas para acceder a uno de los molinos que hace las veces de museo, para alquilar bicis o un paseito en barco. Si queréis dejar allí el coche también tendréis que pagar unos euritos, pero si os vais a la zona del pueblo, unos 5-10 minutos andando, hay un aparcamiento gratuito.

Kinderdijk se encuentra a una hora más o menos en coche desde Utrecht. No sé como andará el transporte público para llevaros hasta allí, ya que es un pueblín pequeño, pero seguro que hay excursiones organizadas para ir hasta allí en autobús. Yo he ido varias veces, pero siempre en coche, así que no puedo recomendaros ninguna agencia o excursión en concreto.

Y la verdad es que no tengo mucho más que decir sobre Kinderdijk, así que os dejo con una imagen de sus molinos.

Kinderdijk

Kinderdijk

Si te ha gustado danos un +1:
Compartir este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *