Vivir en Mons

Empiezo el año retomando el blog para escribir esta vez sobre la ciudad en la que vivo desde hace más de un año: Mons.

Mons fue capital europea de la cultura en el año 2015. Es una ciudad pequeña, un día entero es suficiente para visitarla, pero hay unas cuantas paradas obligadas, como el Museo de Bellas Artes, el ayuntamiento de estilo gótico ubicado en la Grand Place, el campanario (patrimonio de la humanidad) o la colegiata de Sainte-Waudru.

No soy una gran conocedora de la ciudad, pero intentaré daros mi opinión y algunos consejos basados en mis experiencias en Mons.

Llegar a Mons

Llegar a Mons desde Bruselas es fácil en tren. Suele haber trenes con bastante frecuencia (cada media hora hasta las 12 de la noche), el precio del billete son 9.90€ (sin descuentos) y el trayecto dura unos 45 minutos. Llegaréis a la famosa estación de tren de Mons diseñada por el arquitecto español Santiago Calatrava. Bueno, en realidad llegaréis al andén donde os bajaréis del tren y pasaréis por una caseta, porque la estación no está terminada, y nadie sabe con certeza cuándo lo estará.

Visitando Mons

No se puede visitar Mons sin pasar por la Grand Place, donde se encuentra el fabuloso ayuntamiento de estilo gótico con la estatuilla de un mono que hay que sobar para que de suerte. Indudablemente, la plaza se encuentra cercada por bares y restaurantes cuyas terrazas se llenan los fines de semana soleados.  La plaza es el escenario de la batalla entre el dragón y San Jorge todos los años a principios de verano durante el Doudou. También durante el invierno tiene su protagonismo, ya que aquí tiene lugar el mercado de navidad.

Mons Marché Noël

Mons Marché Noël

 

Mons - Doudou

Mons – Doudou

 

El Museo de Bellas Artes, o Musée des Beaux Arts de Mons está situado cerca de la Grand Place, es un museo moderno que acoge diferentes exposiciones a lo largo del año.

Caminando un poco cuesta arriba desde la Grand Place, llegaremos al campanario, el único de estilo barroco en Bélgica y situado en el punto más alto de la ciudad.

Mons Beffroi

Mons Beffroi

Desde el campanario se llega andando en 5 minutos a la colegiata de Sainte-Waudru, que alberga “Le Car d’Or“, que sale todos los años en procesión durante el Doudou.

De compras en Mons

La zona comercial y de tiendas en Mons no es que esté muy animada, ya que mucha gente prefiere irse a comprar al centro comercial Grand Prés. Con la ventaja y la comodidad de tener concentradas todas las tiendas, con varios restaurantes, un IKEA y un Carrefour al abrigo de la lluvia.

Sin embargo, algunas tiendas de comercio local se resisten a los Centros Comerciales y tienen su clientela fiel en el centro de Mons. Algunos ejemplos:

Chez Babette: no sólo encontraréis accesorios y creaciones de artistas locales, sino que también se organizan talleres (de costura, creación de bisutería, bordado…). Rue des Fripiers, 28 7000 Mons

Maeri: nos ofrece una colección de ropa de estilo escandinavo y minimalista a precios razonables. Rue du Miroir 23, 7000 Mons

La vie moderne: es la tienda perfecta para encontrar un regalo original, pero también muebles modernos dentro de la sencillez y la originalidad. Rue des Fripiers, 19 – B-7000 Mons

Polar & Co: para los amantes de la lectura, en concreto de las novelas policíacas, esta pequeña librería es una maravilla. Rue de la Coupe, 36, 7000 Mons

De cañas en Mons

Irse de cañas en Bélgica no tiene el mismo significado que cuando hablamos de irnos de cañas en España. Y es que hay que tener cuidado con las cervezas belgas, no son ligeritas. Si queréis tomar una cerveza tranquilamente en una terracita en verano, una opción es la Grand Place, donde tenéis terrazas para escoger. Una de ellas, la Cervoise. La carta de cervezas es bastante amplia y si os entra la gusa también sirven comida (es famosa la carne a la piedra en este sitio, pero no la he probado). La pega de tomarse algo en la terraza de la Cervoise es el constante ruido producido por la fuente de la plaza. Pensaréis que soy una tiquismiquis, pero ya me contaréis que opinais si os decidís a tomar algo allí.

Alejados de la Grand Place, y por lo tanto con precios mas asequibles, podemos tomarnos algo en el Baromètre. La cerveza de grifo en este bar es la Tripel Karmeliet, una de las razones por las que este bar es mi preferido en el Marché aux Herbes.

Si además de tomaros una cervecita (o un refresco), os apetece mover un poco el esqueleto, en el Citizen Fox dan cursos de salsa y bachata todos los domingos (impartidos por Asisalsa). No hace falta estar inscrito, cada domingo llegan los alumnos interesados y pagan los 7 € que cuesta la hora de clase.

Comer en Mons

Mis consejos son totalmente subjetivos en cuanto a los restaurantes que puedo recomendar en Mons.

En Mons, como en casi todas partes en Bélgica, se pueden encontrar restaurantes de todo tipo de gastronomía: italiana, griega, china, vietnamita, marroquí, libanesa, japonesa, couscous, pizza, hamburguesas, sushi… y pour supuesto: patatas fritas.

Hasta el momento, no he probado todos los restaurantes que hay en Mons, así que me limitaré a daros información sobre los que conozco por experiencia.

¿No queréis complicaros la vida y os conformáis con una pizza sin alejaros de la Grand Place? Entonces el NotaBene es una buena opción. Si os habéis apuntado a la moda de las “hamburguesas gourmet”, el Sherlock Holmes también se encuentra cerca de la Grand Place, y hay opciones bastante decentes para vegetarianos. Aunque si lo que buscáis es una friterie para hipsters, os recomiendo ir a Chez Tonton, donde también sirven hamburguesas (no vayáis con prisas, se lo toman con mucha calma).

Para comer algo diferente pero a buen precio, os recomiendo el libanés Les portes d’Orient, también al ladito de la Grand Place. Y si os va la comida india y tenéis una paciencia infinita, podéis ir a cenar al Gurkha después de una cerveza en el Baromètre, en el Marché aux Herbes.

Probé el couscous por primera vez en Bélgica, y es que en este pequeño país hay muchos restaurantes marroquíes. Si os gusta el couscous, o si queréis probarlo por primera vez, podéis hacerlo en La Petit Couscoussière.

 

Espero que disfrutéis de vuestra visita a Mons y espero vuestros comentarios si vais a alguno de los sitios que menciono en el post 🙂

Si te ha gustado danos un +1:
Compartir este artículo:

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *