Campo dei Fiori

He de reconocer que Roma no me gustó tanto como esperaba. Es posible que fuese porque toda la gente que conozco que ha estado allí y que me habló de la ciudad antes de visitarla me contó maravillas de ella e hizo que fuera con una idea precondebida de cuánto me iba a gustar. No es que no me parezca una ciudad bonita, me lo parece, tiene zonas preciosas y monumentos espectaculares como la Fontana di Trevi o el Coliseo. El problema no es ese, el problema es el estrés, el agobio, las ganas de marcharte de cada sitio en cuanto has sacado la foto… La culpa es en gran parte de todos los turistas que vamos a invadir las calles con  ruido y alboroto, pero la cuestión es que no disfruté todo lo que podía haber disfrutado de las maravillas de Roma.

Una de las zonas que más me gustó, quizás por su encanto o porque aún no está invadida por los turistas, es la Piazza Campo dei Fiori.

Mercado del Campo dei Fiori

Mercado del Campo dei Fiori

En esta plaza hay un mercado de alimentos por las mañanas en el que hay un poco de todo, pero lo que  más abunda es la fruta, verduras y las especias. Os recomiendo comprar algún sobrecito de alguna especia picante para los platos de pasta, les da un sabor especial y podréis recordar Roma cuando estéis de vuelta en casa saboreando un buen plato de pasta.

Por las tardes y noches esta plaza se llena de ambiente y podréis disfrutar de los bares y las trattorias, que al no estar en una zona tan turística suelen ser más económicos que lo que hayáis podido ver por el resto de la ciudad. Os recomiendo venir aquí al menos una tarde/noche y disfrutar de una cerveza (o incluso una cena) tranquilamente sin el bullicio habitual de las zonas más visitadas de Roma.

Ambiente en el Campo dei Fiori

Ambiente en el Campo dei Fiori

Esta plaza no se llama Campo dei Fiori porque en el mercado se vendan flores (aunque también se venden) si no por su historia. Durante el sigo XV esta plaza estaba en estado de dejadez, esto hizo que crecieran plantas y flores. Aunque más adelante fue pavimentada y ahora no crece nada de manera natural.

La estatua que veréis en el centro de la plaza es de Giordano Bruno, un filósofo que fue quemado por hereje en esta misma plaza por la Inquisición Católica.

Giordano Bruno

Giordano Bruno

Mi recomendación personal es que vayáis a Roma sin prisa, saboreando los riquísimos helados italianos y disfrutando del encanto de la ciudad, pero sin estres y con paciencia a la hora de sacaros la foto en la Fontana di Trevi si tenéis que esperar un poco para no aparecer rodeados de gente. Seguramente así la disfrutaréis más que yo 🙂

Si te ha gustado danos un +1:
Compartir este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *